El Chef estrella Michelín, Wolfgang Grobauer, primer Embajador de las Salinas de Pozo Izquierdo

El Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana, el Cabildo de Gran Canaria y la Sociedad de Gestión de Las Salinas de Pozo Izquierdo y el Parque Cultural Tenefé, crean la primera Red de Embajadores de este singular espacio, declarado Bien de Interés Cultural y que atesora recursos naturales, culturales y gastronómicos únicos en Gran Canaria.

Esta Red de Embajadores nace con el propósito de que grandes firmas nacionales e internacionales colaboren de manera desinteresada en la promoción de la sal marina de Pozo Izquierdo y sus beneficios para la salud, a la vez que proyecten al resto del mundo el carácter excepcional de estas Salinas y el Parque Cultural en el que se integran.

Con las mismas técnicas que se vienen utilizando desde el siglo XVIII, la sal que producen estas legendarias Salinas son 100% naturales, ecológicas y artesanales, sin ningún tipo de refinado ni añadido, garantizando un proceso productivo sostenible, en el que viento, sol y mar se unen a la labor de los maestros salineros.

Es precisamente en estas Salinas, donde se produce una flor de sal única por su textura, sabor y calidad, con un característico tono rosáceo e incluso recomendable para personas con hipertensión. Sus más de 80 minerales y oligolementos le confieren la garantía para que así sea.

Esta Red de Embajadores ha seleccionado como primer representante al Cocinero Internacional Wolfgang Grobauer, que en la actualidad es el Executive Chief del Grand Hotel Residencia de Maspalomas y que, junto a su equipo de 30 personas, han elegido en exclusiva a la sal de Pozo Izquierdo para todas sus elaboraciones culinarias. Para premiar su compromiso con las Salinas de Pozo Izquierdo, el Ayuntamiento de Santa Lucía ha organizado un acto de reconocimiento en el que uno de los 365 cristalizadores llevará su nombre. Para ello, el artesano del sureste de Gran Canaria Paco Sánchez ha realizado una escultura que representa una pequeña montaña de sal y que será descubierta por el propio chef en el emplazamiento definitivo que tendrá a partir de ahora. Los actos concluirán con la entrega al Chef Grobauer de un delantal conmemorativo y una degustación en la que la flor de sal será protagonista indiscutible junto a otros productos locales.

Reseña del Chef estrella Michelin Wolfgang Grobauer

Grobauer nació en una familia de restauradores en Zurich y creció en Munich. Aprendió su oficio en el legendario Grand Hotel Continental de la capital bávara.

Continuó su educación culinaria con dos de los chefs más reconocidos de Alemania: Josef Viehauser (Restaurante Le Canard, Hamburgo) y Otto Koch (restaurante Le Gourmet, Munich). Desde allí prosiguió su formación en Francia con el cocinero estrella de prestigio internacional Jacques Maximin en el mejor restaurante de Niza, el Le Chantecler en el Hotel Negresco.

De vuelta en Hamburgo y chef del restaurante rústico Landhaus Dill fue galardonado con su primera estrella Michelin. Pronto después obtuvo otra estrella por su trabajo en Cöllns Austerstuben, un verdadero clásico de la ciudad hanseática de Hamburgo. Mantuvo esta estrella durante casi una década hasta el año 2000, año en el que dejó el restaurante.

Después de muchos años en Alemania se sintió nuevamente atraído por los encantos irresistibles del Mediterráneo y se trasladó a Baie de Santa Giulia / Porto-Veccio, Córcega, donde obtuvo una estrella Michelin en el restaurante U Santa Maria.

Varios puestos en el famoso restaurante de mariscos Le Dôme, en París, representan el próximo hito en su carrera. Más adelante, Grobauer se convierte en un referente de la aclamada cocina mediterránea de fusión en el mejor restaurante de Rabat, la Villa Mandarin.

Influenciado por los chefs superestrella Otto Koch y Jacques Maximin y sus muchos años en Francia, sus preferencias culinarias son claramente francófilas. Además, despues de algunos años en Canarias, ya ha añadido a su repertorio la cocina clásica española. Es por ello que platos, como la ensalada niçoise, la bouillabaisse de 2 platos, la ropa vieja, las varaciones de ibérico o el menú de 5 platos de langosta son imprescindibles en la carta del menú del Seaside Grand Hotel Residencia.

Como perfeccionista, sus nuevas creaciones requieren semanas de trabajos preliminares, incluyendo bocetos sobre un trozo de papel y experimentos con diferentes ingredientes y técnicas de cocina. Incluso si un plato ya se encuentra en el menú, Grobauer continúa retocándolo en busca de la perfección.

Como tendencia culinaria Grobauer predice un cambio hacia la simplicidad y la pureza de sabores. Dicha tendencia también se refleja en el tipo de cocina del Seaside Grand Hotel Residencia: mediterránea, fresca, ligera e innovadora. Las recetas tradicionales son reinterpretadas y los tiempos de cocción se adaptan a la práctica contemporánea. El Chef Grobauer y su equipo de 30 personas ponen especial énfasis en la calidad y en el origen de los productos. Los platos se preparan con ingredientes regionales y de temporada, preferiblemente de calidad orgánica. Las frutas y los vegetales son originarios de una finca local en Montaña la Data y, por supuesto, sólo utilizan flor de sal y escama marina de Pozo Izquierdo.

By | 2019-06-27T16:35:00+00:00 mayo 18th, 2017|Categories: Notas de prensa|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment